volver

1. ¿Todos los testamentos se hacen ante notario?

No, lo puede hacer uno mismo a ese testamento se le denomina testamento ológrafo.

Un testamento ológrafo, para su validez, ha de ser adverado (validado judicialmente) y luego protocolizado notarialmente.

Para su adveración, debe presentarse el testamento ológrafo al Juez de 1ª Instancia del último domicilio de la testadora en el plazo de cinco años a contar desde su fallecimiento.

El Juez lo comprobará llamando para ello a tres testigos que conozcan la letra y firma de la testadora y que estos declaren que no hay duda de que el testamento está escrito y firmado de su mano, pudiendo el Juez acudir al cotejo pericial de letras si dudan los testigos o si lo estima oportuno. Para la práctica de estas diligencias pueden estar presentes las personas de la familia que cita el Código civil o, en su defecto, el Ministerio Fiscal.

Si el testamento ológrafo es adverado, el Juez ordenará que sea protocolizado junto con las diligencias practicadas en el notario competente. Este, luego, entregará a los interesados las copias que procedan.

Dicho testamento, para ser válido, no puede contener tachaduras o enmiendas.

Notario hizo su tía abuela su último testamento y en qué fecha.

 

 

 

 

volver2

 

2. ¿Qué diferencia hay entre un legado y una herencia?

Un legado es un bien específico dejado por el testador a un legatario. Es posible que un testador quiera atribuir a una o varias personas un bien concreto, sea un inmueble, una joya, el dinero que exista en una cuenta corriente, o cualquier otra cosa. El testador lega ese bien específico. El legado puede efectuarse a favor de los herederos forzosos -sean descendientes o ascendientes- o de otras personas o instituciones. En todo caso, deberá respetar los límites que imponen las legítimas.

El resto se adjudica a los herederos, que son los que adquieren todo lo que tenía el fallecido y que no haya legado especialmente, incluidas las deudas, que estarán obligados a satisfacer en el caso de que acepten formalmente (pueden aceptar tácitamente) la herencia.

 

 

 

 

volver3

 

3. ¿Qué es una legitima?

El testador no siempre es libre para dejar sus bienes como quiera. Existe la obligación legal de dejar algo -la legítima- a los descendientes, ascendientes y cónyuge, según los casos, denominados por ello herederos forzosos.

Las normas no son iguales para toda España. Existen territorios que tienen ‘Derechos Forales’, regulan de modo diferente todo lo relativo al testamento y a las herencias. Son básicamente: Cataluña, Aragón, Navarra, parte del País Vasco, Galicia y Baleares.

 

 

 

 

volver4

 

4. ¿Se puede impugnar un testamento?

Un testamento está diseñado para distribuir la propiedad y los activos en la manera en que una persona fallecida desea que sean distribuidos.

De acuerdo con ello, es legalmente obligatorio un testamento que está correctamente ejecutado y que fue creado cuando la persona tenía facultades mentales para hacerlo y libre de una influencia indebida.

Un testamento no puede ser impugnado simplemente porque alguien no está contento con sus disposiciones y piense que la propiedad debería de haber sido distribuida en forma diferente.

Solamente puede ser impugnado, si el impugnador que está dispuesto a llevar el asunto ante los Juzgado, tiene bases válidas para la impugnación y sigue los procedimientos adecuados para ello.

 

 

 

 

volver5

 

5. ¿Quiénes son los herederos a falta de testamento?

Lo que pasa es que en este caso, como el fallecido no ha establecido quiénes son sus herederos, será la ley la que los nombre, siguiendo un orden de parentesco. Dentro del Derecho Común (hay que tener en cuenta que en algunas Comunidades Autónomas se aplican Derechos diferentes), los herederos son los siguientes:

  • Si el fallecido tiene hijos, su herencia se divide entre todos ellos a partes iguales.
  • Si alguno de los hijos ha muerto antes que el padre, hay que diferenciar: si este hijo tenía a su vez descendencia, les corresponde a estos por partes iguales lo que le tocara a su padre o madre. Si el hijo fallecido no tenía descendencia, la herencia se divide solo entre los hijos que estén vivos a la muerte del padre o madre.
  • Si el fallecido estaba casado, a su cónyuge le corresponde solo el usufructo de un tercio de la herencia. Además, le corresponde la mitad de los bienes que sean gananciales, porque esos bienes son ya en vida de los dos, a partes iguales.
  • Si el fallecido no tiene hijos, el orden es el siguiente: a sus padres, por partes iguales si viven los dos, o si solo vive uno, todo a él. Si no hay padres pero sí abuelos o ascendientes más lejanos, a estos. En este caso al viudo le corresponde el usufructo de la mitad de la herencia. Si no viven sus padres ni tiene ascendientes de ningún tipo, el viudo o viuda será el único heredero.
  • Si ni viven sus padres ni tiene cónyuge en el momento de su muerte: a sus hermanos e hijos de sus hermanos, y a falta de estos a sus tíos, y si no tiene hermanos ni tíos, a sus primos carnales, sobrinos-nietos y tíos-abuelos, si le han sobrevivido.
  • Si no tiene ninguno de los parientes antes citados, en definitiva, si muere sin testamento y sin parientes, hereda el Estado.
 

 

 

 

volver6

 

6. ¿Qué es una declaración de herederos?

Se trata de un procedimiento judicial o Notarial (Acta de Declaración de Herederos), según los casos, que se tramita con la finalidad de obtener una declaración sobre quiénes son los herederos legales de una persona, según los preceptos sobre sucesión legítima establecidos en el Código Civil. Así, con la declaración de herederos se acredita quien es la persona/s que tienen derecho a la herencia del fallecido.

La tramitación de esta declaración se realizará ante el Notario o ante el Juez, dependiendo de la relación de parentesco que exista entre el fallecido y los herederos.

 

 

 

 

volver7

 

7. ¿Qué es un heredero abintestato?

Es heredero abintestato aquella persona (o personas) que, al no haber heredero nombrado en testamento, lo es por establecerlo la ley. Para ser nombrado heredero abintestato es necesario formalizar un expediente de declaración, que será notarial o judicial según el parentesco que se tenga con el fallecido.

 

 

 

 

volver8

 

8. ¿Dónde se hace la declaración de herederos?

Desde la entrada en vigor de la nueva Ley de Jurisdicción Voluntaria todas las declaraciones de herederos se hacen ante Notario, sin importar el grado de parentesco. 

 

 

 

 

volver9

 

9. ¿Cuáles son los documentos y trámites necesarios?

Los documentos necesarios son los siguientes:

  1. Certificado de defunción.
  2. Certificado del Registro General de Actos de Ultima Voluntad, que acredite que no hay testamento.
  3. Certificado de nacimiento de los hijos del fallecido.
  4. Certificado de defunción de los hijos que hubiesen muerto.
  5. Certificado de matrimonio del fallecido.
  6. DNI del fallecido o, en su defecto, certificado de empadronamiento del fallecido, a fin de acreditar el domicilio habitual del mismo.

También deberán comparecer ante el Notario dos testigos que deberán testificar sobre las circunstancias personales y familiares del fallecido.

Desde la fecha en que se firma el requerimiento inicial del acta notarial, deberán transcurrir obligatoriamente 20 días hábiles, pasados los cuales se podrá expedir la copia del acta de declaración de herederos intestados y realizar la partición de la herencia.

 

 

 

 

volver10

 

10. ¿Cómo y cuándo se puede renunciar a una herencia?

Se puede renunciar a la herencia una vez fallecido el causante, formalizándose dicha renuncia en escritura y con muy distintas consecuencias fiscales según se haga a favor de persona determinada o no, y antes o después de prescrito el Impuesto de Sucesiones, cuestiones que han de ser objeto de asesoramiento individualizado.

En Cataluña, además, cabe la posibilidad de pactar entre padres e hijos una renuncia a la legítima futura en determinadas condiciones y siempre que se haga en escritura pública.

 

 

 

 

volver11

 

11. ¿Quién paga los impuestos?

El impuesto lo paga cada uno de los que reciban algo en la herencia, sea por ser heredero, sea porque el fallecido le ha hecho un legado. La cuantía del impuesto depende de varios factores:

  1. El valor de los bienes que recibas: la escala es progresiva, es decir, el tanto por ciento que se paga es mayor cuanto mayor es el valor de lo heredado.

        La mayoría de Comunidades Autónomas disponen de calculadoras para valorar lo bienes. Haz clic aquí, luego busca tu Comunidad, podrás calcular el valor que da la administración a tu herencia.

  1. El parentesco con el fallecido: cuanto más lejano es el parentesco, más elevado es el porcentaje que se paga.

    Además, en función del parentesco hay determinadas cantidades iniciales (que se revisan cada año) que no pagan nada. Es decir, que hay un mínimo exento que depende de la cercanía del parentesco.

  2. El patrimonio previo del que hereda: si el que hereda tiene un importante patrimonio previo -fijado en la ley del impuesto- también le sale más caro heredar.

    Hay herencias que pagan menos impuestos, con ciertos condicionantes, como la del negocio familiar o la de la vivienda familiar si los herederos son el cónyuge y los hijos.

 

 

 

 

volver12

 

12. ¿Puedo pagar el impuesto de Sucesiones con dinero de la herencia?

Sí, ud. no está obligado a pagar el impuesto de sucesiones con dinero suyo, puede hacerlo también a través de la cuenta del fallecido.

 

 

 

 

volver13

 

13. ¿Qué plazo hay para pagar el Impuesto de Sucesiones?

En principio, 6 meses desde el fallecimiento del causante, si bien cabe una prórroga de otros seis meses. No obstante puede haber alguna especialidad tratándose de territorios con autonomía fiscal (p. ej. País Vasco o Navarra).

 

 

 

 

volver14

 

14. ¿Que la partición de herencia?

En el documento de partición de herencia recogen todos los datos de los interesados, los bienes, derechos y deudas así como las adjudicaciones que se hagan a los herederos y legatarios.

Los herederos pueden otorgar la escritura de partición de herencia cuando lo consideren conveniente, pero tienen la obligación de presentar a Hacienda, en el plazo de seis meses desde el fallecimiento, un inventario de los bienes del difunto, solicitando la liquidación del Impuesto de Sucesiones.

En la práctica, es bastante habitual otorgar la escritura de partición de herencia dentro de ese plazo de seis meses, de forma que la propia escritura sirva al mismo tiempo de título legal de propiedad y documento de liquidación de impuestos, ahorrando de este modo gastos y demoras.

Para ello hay que tener en cuenta si hay o no testamento y las disposiciones que hubiere otorgado el fallecido.

La redacción del mismo es muy compleja, por lo que será necesario que acuda a un abogado especializado en la materia para que le asesore y elabore el mismo.

Se puede hacer ante Notario o en documento privado. Si hay bienes inmuebles en la herencia y se quieren inscribir en el Registro de la Propiedad será necesario acudir al Notario, a no ser que se trate de heredero único, en ese caso no es necesario.

 

 

 

 

volver15

 

15. ¿Qué pasa si los herederos no se ponen de acuerdo?

Si los herederos no se ponen de acuerdo sobre cómo repartir los bienes del fallecido, deberán acudir al Juez de Primera Instancia para que se realice una partición judicial, para lo que habrá solicitar la división judicial de herencia.

Este procedimiento resulta muy caro, hay que nombrar que peritos que tasen los bienes y un contador-partidor que efectuará las operaciones divisorias. El contador-partidor cobra en función de la cuantía del caudal hereditario, calculando la cuantía mediante la suma de activo y pasivo. Por lo que es más que aconsejable que intenten llegar a un acuerdo.

 

 

 

 

volver16

 

16. ¿Es necesario escritura pública para liquidar los impuestos?

No, no existe ninguna obligación de hacer escritura de herencia ante notario. Basta con un documento privado para liquidar los impuestos que correspondan:

  • En el caso en que no interese en este momento hacer la partición de bienes inmuebles porque no hay intención de venderlos ni adjudicarlos en concreto a nadie (p.ej. viuda con hijos si éstos quieren que la misma continúe en la vivienda).
  • Cuando se trate de heredero único, porque no es necesario ir a la notaría, bastando legitimar la firma del documento.
  • Cuando sólo haya en la herencia metálico, acciones o bienes muebles.
  • En cualquier caso hay que tener en cuenta que la escritura pública será necesaria sólo si queremos que las adjudicaciones se inscriban en el Registro de la Propiedad.

    La inscripción en el Registro tampoco es obligatoria.

volver17

calculadora valor fiscal bienes

 sitio web seguropago por transferencia

pago por paypal

satisfacción 100% garantizada

 

© 2015-2019 Abogadosymás ®